Precauciones de la embarazada en verano


El calor, el sol y los cambios en los hábitos de vida pueden hacer que te sientas más fatigada de lo normal en esta época del año y que sufras molestias que pueden prevenirse siguiendo unas sencillas pautas.

Hidratación

Beber agua para mantenerse hidratados es vital en las épocas de fuerte calor, pero esta recomendación es especialmente importante cuando estás embarazada ya que se tiende a sudar más de lo normal y tu cuerpo pierde más minerales.

Bebe al menos 2L de agua al día!

Vitaminas

 

El calor hace que la tensión baje y que te sientas más cansada de lo que ya es normal estando embarazada. Para evitarlo, además de beber abundantes líquidos, te recomendamos que no abuses del azúcar y las grasas y que incrementes la ingesta de productos frescos: frutas y verduras.

Evita los golpes de calor

Cuando estás embarazada eres más susceptible de sufrir un golpe de calor.

Evita los cambios bruscos de temperatura y salir a la calle en los horarios de máxima insolación (entre las 12 y las 18h). Cuando no tengas más remedio que salir, busca caminar por la sombra y lleva siempre a mano un botellín de agua fresca.

Exposición solar

Sacar la tripita al sol es fantástico para tu bebé, en el último trimestre es capaz de ver la luz solar traspasando el útero y esto para él/ella es toda una experiencia, pero OJO!!!

Los cambios hormonales sufridos en el embarazo hacen que aparezca fotosensibilidad en tu piel, por lo que debes ser más prudente que nunca y utilizar cremas solares de alta protección para evitar la aparición de manchas.

Descanso

El calor es un gran enemigo del descanso y si además estás embarazada ¡será tu cruz!

Para mejorar el descanso nocturno te recomendamos que te refresques antes de ir a la cama con una ducha fría (parece que quita el sueño, pero lo vas a agradecer) y que utilices ropas transpirables y frescas de tejidos naturales o directamente ¡no te pongas nada!

Activa tu circulación

 


La circulación de las piernas se resiente por el peso de tu vientre y la acción del calor, por eso puedes sentirlas hinchadas y pesadas. De nuevo tenemos que decirte que bebas agua, pero además la práctica de ejercicio moderado, como nadar o caminar, a diario a primera hora de la mañana y/o última hora de la tarde, te ayudarán a sentirte mucho mejor.

Prevenir infecciones vaginales

La mucosa vaginal cambia su PH durante el embarazo, lo que te hace más propensa a contraer hongos e infecciones vaginales, sobretodo si vas a la piscina o la playa. Para evitarlo has de quitarte la ropa húmeda lo antes posible y utilizar geles de higiene íntima específicos.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *